Saber si una página es segura nos sirve en nuestra labor como Growth Hackers, ya que nos ayuda a verificar la fiabilidad de un sitio web. Esto nos ayuda a la hora de elegir las mejores páginas con las que trabajar, comprar o hacer cualquier otra conversión (formularios, encuestas, pasarela de pago, etc).

Pero no solo eso. Desde el 2017 Google ha endurecido las penalizaciones para aquellas páginas que no cuenten con certificado de seguridad.

Si nuestra página no cuenta con el certificado de seguridad (SLL), en la barra de navegación de Google Chrome se verá un aviso, no muy amigable, de que la conexión no es privada. Imaginad lo que esto afecta a nuestro posicionamiento en la mente del usuario (desconfianza, falta de autoridad, mala imagen, etc).

Aunque por ahora solo lo tiene implementado el navegador de Google, se prevé que se incorporen el resto de navegadores por cuestiones obvias de seguridad.

Además de lo que esto supone para nuestra imagen hacia el usuario, Google lo penaliza duramente afectando negativamente en el posicionamiento SEO de la página web.

Así que si queremos contentar a Google, debemos tener un certificado SSL en nuestro sitio web. Descubre en este post lo que necesitas saber para que tu página sea segura.

¿Qué es un Certificado SSL?

Un certificado SSL es un título digital que acredita la identidad de un sitio web, informando a nuestros usuarios que la página es auténtica, real y confiable.

Y esto es porque el certificado permite la transmisión segura de los datos a través de la red gracias a su cifrado.
Este cifrado nos asegura que la información está encriptada y, por lo tanto, que nadie puede leer su contenido.

Un certificado SSL contiene información sobre:

  • Identidad del titular.
  • Número de serial del certificado y fecha de expiración.
  • La identidad de la autoridad de certificación que lo ha emitido.
  • La clave pública que permite encriptar la información.

¿Cómo sabemos si una página tiene certificado SSL?

Muy sencillo. Si entramos en nuestro navegador habitual e introducimos la URL, deberemos ver los siguientes elementos en la barra de navegación, enmarcados dentro de una barra verde:

  • La dirección web cambia, de HTTP a HTTPS – que significa HTTP seguro.
  • Aparece un símbolo de candado.
  • Aparece una leyenda con el texto “Es seguro”.

Veamos por ejemplo, si introducimos el sitio web de Amazon:

Certificado-SSL
Si hacemos click sobre esta leyenda, se nos despliega un cuadro igual o similar a este (depende del navegador):
Conexion-segura-certificado-ssl

Tipos de Certificado SSL

Actualmente existen tres tipos de Certificado SSL.

Certificado SSL con validación por dominio.

Este tipo de certificado es el más básico y sencillo de emitir y se hace mediante la verificación del dominio.

Certificado SSL con validación por empresa.

Precisa de información adicional para completar su emisión; en este caso no solo se verifica el dominio, sino también se debe presentar documentación de la empresa.

Certificado SSL con validación ampliada.

Estos son los que más grado de confianza proporcionan a los usuarios, ya que son los que muestran la barra verde que hemos visto en el ejemplo de Amazon.

Para la emisión de este certificado, además de lo que se solicita en los dos anteriores casos, se precisan más verificaciones y documentación.

HTTPS y su impacto sobre el posicionamiento.

Como mencionábamos al comienzo de este post, Google está empezando a tener en cuenta la seguridad de los sitios web para posicionar una página en sus resultados de búsqueda.

Pero según sus propias palabras, en su documentación sobre HTTPS, Google comenta que:

“Los sitios web HTTPS pueden obtener una clasificación ligeramente mejor, pero no esperes un cambio muy significativo. Google utiliza el protocolo HTTPS como señal positiva para la clasificación. Es una señal entre muchas otras y actualmente conlleva un peso menor que un contenido de alta calidad en el sitio. A corto plazo, no obtendrás ventajas considerables en el proceso de SEO al trasladar un sitio web a HTTPS. A largo plazo, es posible que Google incentive más el uso del protocolo HTTPS”.

De estas palabras extraemos que es algo que Google está empezando a contemplar y que debemos tenerlo en cuenta, pero sin volvernos locos, puesto que no es algo que afecte a corto plazo.

Existen muchos otros factores que afectan significativamente en el posicionamiento SEO y en las que debemos trabajar para que los motores de búsqueda nos tengan en cuenta: contenido, title y description, estructura de headings, etc.

 

¿Qué os ha parecido este truco para saber si una web es segura? Síguenos la pista para conocer todos los secretos que esconde un Growth Hacker.