Ayer nos acostamos con una noticia alarmante para los que amamos internet. En EEUU se ha terminado con la neutralidad de la red, la cual garantizaba la igualdad de acceso a internet.

Hace pocos días, supimos que la Comisión Federal de Comunicaciones  (CFC) dio a conocer un proyecto denominado “Restauración de la Libertad en Internet” que consistía en votar la derogación de la neutralidad de la red, votación que sucedió ayer.

Durante estos días, la opinión pública estadounidense se ha pronunciado en contra de este proyecto, intentando proteger la neutralidad de la red; mediante la web se realizó una campaña en contra de la derogación, que ha conseguido un total de 1.209.485 llamadas.

¿Qué es la neutralidad de la red?

La neutralidad de la red se basa en que los Proveedores de Servicios de Internet, además de los gobiernos que los regulan, deben dar un acceso igualitario a los contenidos a todos los usuarios y no pueden cobrar en función del contenido que se consuma: página web, videojuegos, plataformas, canales, etc.

¿Qué pasó ayer con la Comisión Federal de Comunicaciones (CFC)?

Se trataba de un día clave en la historia de internet y la tensión se notaba en los alrededores del lugar; de hecho, hubo una evacuación de la sala momentos antes de la votación por una amenaza terrorista. Puedes ver justo el momento aquí:

Cuando la situación volvió a la normalidad, se realizó la votación y con 3 votos a favor y 2 en contra, se acabó derogando la ley de la neutralidad de la red.

Para los más curiosos, aquí va el momento exacto:

¿Qué implica el proyecto Restauración de la Libertad en Internet?

Básicamente que los operadores de telecomunicaciones como AT&L o Verizon tendrán más poder para regular el tráfico y priorizar o bloquear contenido en función de sus intereses empresariales. Y ya no hablamos de la parcialidad, que se acaba.

Esto implicaría que algunas páginas webs se descarguen más rápido que otras o que redirijan a otras, favoreciendo así  a compañías “amigas”.

El caso es que cada usuario tendrá un acceso a Internet diferente; hecho que choca con lo que significa Internet, una red sin barreras ni fronteras.

Además, también pretenden tocarnos el bolsillo y es que proveedores de banda ancha podrían incluso comenzar a cobrar extra a otras compañías para que los usuarios puedan acceder a su contenido más rápido que sus competidores. Y esas compañías lo cargarían, a su vez, al usuario final.

Internet podría acabar siendo dividido en “paquetes”, donde según lo que se consuma, tiene un precio u otro.

Sería algo así:

La votación que acabó con la neutralidad de la red

¿Y la europea?

Tranquilos amigos, que en Europa tenemos nuestras propias leyes, o eso parece, y no se aplican las de EEUU.

Aunque sí es cierto que gran parte de contenidos que consumimos diariamente son de empresas estadounidenses por lo que puede llegar a perjudicarnos. Habrá que ir viendo las repercusiones de este proyecto que, a priori, mata la esencia de Internet.

¡Os mantendremos informados!

Restauración de la Libertad en Internet

 

Si el contenido te parece interesante, ¡comparte!